Eres el visitante: contador de visitas

  1816 – 9 de julio – 2021 - Día de la Independencia Nacional
8 de julio de 2021  Visto: 85 veces
 
   
         
 

Día soleado en la casona de doña Francisca Bazán de Laguna en la Ciudad de Tucumán, una treintena de patriotas llegados de todos los rincones de las Provincias Unidas, reunidos en Congreso General Constituyente y en medio de los gritos de la gente que miraba desde afuera por las ven­tanas; se fue firmando el Acta de Independencia. Era un 9 de julio de 1816.

El contexto internacional era complejo, la vuelta al trono de Fernando VII y su deseo de recuperar los territorios americanos amenazaba la gesta que se comenzara en 1810 y las numerosas campañas militares para liberar a los territorios de las fuerzas realistas. Así los patriotas deciden reunirse en Tucumán y cada provincia envía un diputado, el 24 de marzo con casi la totalidad de los representantes provinciales comienza a sesionar el Congreso.

Después de arduas discusiones, el 9 de julio de 1816, se firma el acta de la Independencia, bajo la Presidencia del diputado sanjuanino, Narciso Laprida y oficiando de Secretario Juan José Paso. En ella prevaleció una postura que representaba el mandato de la mayoría de las provincias: investir a las Provincias Unidas del "alto carácter de una nación libre e independiente del rey Fernando VII, sus sucesores y metrópoli". Quedaba expresamente rechazada toda fórmula intermedia que habilitara algún tipo de protectorado. Se trató, pues, de una manifestación clara, acorde con el pedido de San Martín, de declarar la Independencia absoluta de las Provincias Unidas respecto a la corona española y "de toda otra dominación extranjera", según la fórmula agregada a la proclama días después en las siguientes sesiones del Congreso.

La proclama se publicó en español. También en quechua y aymará con el fin de incorporar al proceso a los pueblos originarios. El acta establecía además que todas y cada una de las provincias «así lo publican, declaran y ratifican, comprometiéndose por nuestro medio al cumplimiento y sostén de esta su voluntad, bajo el seguro y garantía de sus vidas haberes y fama».

De este modo, después del proceso político iniciado con la Revolución de Mayo de 1810, se asumió por primera vez una manifiesta voluntad de emancipación.

Ayer como hoy, cada provincia, cada gobernante y cada ciudadano, como lo expresa la Carta Magna, reafirma su compromiso de “constituir la unión nacional, afianzar la justicia, consolidar la paz interior, proveer a la defensa común, promover el bienestar general, y asegurar los beneficios de la libertad, para nosotros, para nuestra posteridad, y para todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino…”

¡Viva la Patria!